____________________

domingo, junio 18, 2017

Aprende a identificar conductas tóxicas en el trabajo


Relaciones tóxicas

Cuando se emite una crítica a un trabajo a menudo ésta se entrelaza con argumentos que son imputables a otras esferas, al estilo, la personalidad o rasgos que no le agradan al otro. Esto no invalida el trabajo o no puede utilizarse como argumento para quitarle valor. Hay que estar muy atento para entender si se está evaluando de forma constructiva o solo con el propósito de desacreditar para quedar por encima y perjudicarte.





Cuando se adopta esta conducta se convierte en rutina, que esporádicamente se materializa con la inercia que arrastra porque se ha clasificado a una persona de determinada forma, hay que templarse y rebatir siempre volviendo al hecho objetivo. Sin entrar en descalificativos y ofensas y tener una actitud proactiva. Esta conducta puede estar cerca entre nosotros, es importante detectarla y buscar soluciones. Suprimir la queja y reemplazarla con una acción que proponga el clima que avanzará en la resolución.





Un ambiente negativo y la crítica destructiva recurrente a una persona o un grupo son elementos depredadores que generan desgaste de energía. Genera una hostilidad permanente. Insistir de forma repetitiva al comentario dañino y la queja propicia la mal ambiente en el trabajo. Quien escucha continuamente estos comentarios tiene el riesgo de contagiarse e ingresar en ese círculo vicioso, algunas veces hasta por no ser blanco de esas desacreditaciones. Es mejor, evadir o desactivar los juicios ofensivos. El buen humor es un buena herramienta en estas ocasiones.





Otra de las conductas que causan daño y es muy habitual en las actividades rutinarias de trabajo la pasivo-agresiva. Quién la adopta no expresa claramente que está en desacuerdo con situaciones en la que se ve involucrado. En vez de identificarse e involucrarse asume una actitud de resistencia y obstaculiza o ralentiza el avance o ejecución de algún proyecto. El temor al cambio, a salir de la zona de confort y baja autoestima muchas veces es una de las causas de estas posturas. Identificar que las reticencias obedecen a asuntos que no tienen nada que ver con la calidad de los planteamientos contribuirá a suprimir o erradicar estas conductas.





Las actitudes manipuladoras son frecuentes en las relaciones de trabajo y más aún cuando existen relaciones jerárquicas y luchas de poder donde se necesita engrosar la lista de aliados para salir reforzado. La alarma surge cuando se siente prevención frente a propuestas que suenen éticamente dudosas. Antes de verse obligado a hacer cosas que van en contra de los propios valores es importante darse cuenta a tiempo y evitar caer en ese juego de la mejor manera para no claudicar ante el chantaje.




Evadir los comportamientos dañinos


Autocontrol. Como norma general debe prevalecer el “autocontrol” antes de actuar o hablar, no entrar de forma impulsiva es un buena forma para manejar estas situaciones. La interacción en el ambiente de trabajo es compleja. Por un lado hay que echarle ganas para propiciar lo mejor de uno, las mejores cualidades, actitudes, ideas, propuestas. Pero por otro se impone ser preventivo y prudente, además se desarrolla la capacidad para obtener el control de uno mismo y de sus emociones. Aprenda a ser asertivo en las comunicaciones evitará tensiones en un lugar donde hay que hacerse un espacio para crecer profesionalmente. Se debe medir cada interacción con jefes y compañeros para que esta se desarrolle de una forma positiva y gratificante. Cuando esto no es posible, porque solo nuestra actitud depende de nosotros, y no siempre estamos en disponibilidad de hacerlo, es preferible hacerse a un lado. La salud mental está en peligro, cuando hay que enfrentar a situaciones incómodas oagresivas es de suma importancia no responder con más agresividad, evitar actuar de forma igual, ni siquiera de forma irónica. Aunque tampoco se recomienda callar (pero sí valorar si lleva a algún sitio). Si es necesario responder debe hacerlo tranquilamente tomando varias respiraciones antes de exponer sus motivos o defensa.


En otras circunstancias habrá que ser más contundentes y emitir una respuesta firme.



Ingeniero en Higiene y Seguridad Laboral: Pablo Torres
18 /06/2017

Compartir en redes 1

Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Compartir en: