____________________

martes, enero 25, 2011

LA SEGURIDAD COMO VALOR EN EL TRABAJO

La seguridad como valor en el trabajo 1
El siguiente material es un trabajo de investigación realizado por el Ing. Sergio Camargo, Docente del Instituto Universitario Experimental de Tecnología " Andrés Eloy Blanco "  IUETAEB, ahora Universidad Politécnica, ubicada en Venezuela específicamente en la Ciudad de Barquisimeto. Fue extraído de un CD que contiene material entregado durante una Jornadas realizadas en la UNEXPO Barquisimeto.                   




LA SEGURIDAD COMO VALOR EN EL TRABAJO
AUTOR: Ing. Sergio J. Camargo P.
RESUMEN

La presente investigación formó parte de un trabajo de Grado (*), que tuvo como propósito: (a) Determinar las condiciones de trabajo que puedan ocasionar los accidentes, en términos de valoración del riesgo. (b) Auditar de las actividades del órgano encargado de la seguridad laboral en la empresa y (c) Evaluar las expectativas de control por parte de los trabajadores relacionadas con la seguridad como valor y como motivo. Del estudio solo se menciona lo relacionado con la seguridad como valor. La población objeto de estudio estuvo constituida por 60 trabajadores de una empresa metalmecánica. Para la información relacionada con las expectativas de control  general y la seguridad como valor y como motivo se utilizaron los Inventarios: “ROGYA 2004-48”  y “SEGURITAL”. Los resultados obtenidos fueron los siguientes: En cuanto a las expectativas de control se encontró que existe una correlación positiva, moderada y significativa entre las variables excelencia y asertividad, (r=.329); excelencia y manejo del fracaso e incertidumbre (r=.309); Entre las variables control personal externo e incontrolabilidad, se encontró que existe una correlación positiva, y altamente significativa (r= .582) y Entre la variable positiva autodeterminación y las variables negativas: control personal externo e incontrolabilidad en conjunto, la correlación resultó no significativa.

INTRODUCCIÓN


            Dentro de las diferentes concepciones de la Seguridad Industrial se encuentran aspectos relacionados con la mejora de las condiciones del ambiente de trabajo, la aplicación de técnicas para prevenir los accidentes laborales, la protección contra los accidentes y otros aspectos que al ser aplicables se traducirían en  inspecciones,  supervisiones por parte de los encargados de la seguridad en la empresa, el control, las normas de seguridad, el adiestramiento, la motivación y otras que no incluyen al individuo como promotor o ejecutor por naturaleza de su propia seguridad. Al respecto, Romero García O. (1998), plantea que la vieja concepción de la seguridad tenía un cierto sabor punitivo y los encargados de mantenerlas eran percibidos como policías. Los trabajadores cumplían con las normas de seguridad en presencia de los supervisores, pero se olvidaban de ellas en su ausencia. En cierto modo se comportaban seguros para complacer a los supervisores mientras ellos estuvieran presentes, pero no para garantizar su integridad física ni como medio para disfrutar un bienestar futuro.
Romero García O. (1998), indica que el trabajador industrial es un ser humano como otro cualquiera, con valores, motivos, creencias, actitudes y comportamientos similares a los presentes en personas que trabajan fuera de las plantas industriales. Esto significa que el trabajador es capaz de aprender una concepción de seguridad en la cual le corresponde a él visualizar las razones que tiene para cuidarse, cómo anticipar el riesgo y cómo correr riesgos controlados, cómo debe implementar los comportamientos que garanticen su seguridad y cómo protegerse y proteger a los demás.
            Asimismo, señala que en la concepción según la cual la Seguridad esta Basada en Valores (SBV), el trabajador es garante de su propia seguridad, que la asume con entusiasmo y sabe que el máximo beneficiario de sus actos seguros son: él mismo y sus familiares. También define el Proceso de Seguridad Basada en Valores como el conjunto de acciones mediante las cuales la empresa promueve, implanta y evalúa prácticas de comportamiento seguro fundamentadas en una concepción de la seguridad como valor, para ser asumida por el propio trabajador. El rasgo distintivo de este proceso es que los trabajadores son dueños de sus actos, son ellos quienes deben identificar los actos inseguros (a través de observaciones controladas) y quienes identifican, enseñan y practican los actos seguros.
Salom de Bustamante C. (1997), refiriéndose a la Seguridad Basada en Valores, señala que la concepción tradicional de la seguridad espera y exige del trabajador el cumplimiento de las normas y la implementación de medidas para evitar accidentes. El énfasis fundamental está en el seguimiento de órdenes y la empresa supuestamente estimula ese comportamiento mediante la publicación de avisos, lemas y “slogans”  alusivos a la seguridad. El papel del trabajador es más bien pasivo y se espera que la empresa activamente diseñe medios para garantizar la seguridad del trabajador.
En otras palabras,  explica la investigadora, mediante ese enfoque la seguridad deja de ser una obligación y se convierte en un valor rector del comportamiento de la persona, no sólo en el entorno de trabajo sino en cualquier área de su vida (en el hogar, la comunidad) y en cualquier actividad (laboral, familiar, social). La concepción de la Seguridad Basada en Valores está centrada en la responsabilidad de la persona consigo misma y con su entorno.


Seguridad, motivación y valores

Según investigaciones referidas por Carrasco C. y Otros (1996), expresan que se puede asumir que los valores están asociados a los motivos sociales; cada motivación (logro, poder y afiliación), debe haber originado su correspondiente subconjunto (dominio) de valores terminales e instrumentales, entendiendo cada dominio como un sistema de creencias que prescribe conductas o estados finales de existencia asociado con cada tipo de motivación.
Para Romero García O. (1998), la seguridad tiene un fuerte basamento en la motivación de afiliación interior. Querernos a nosotros mismos significa cuidar de nuestro ser físico y psicológico. Este cuidado alude a garantizar nuestra salud a través de una alimentación balanceada y acorde a nuestra edad; a no consumir drogas que nos hagan daño físico o psicológico; a no exponernos a ambientes contaminados o a tener contactos con agentes que nos ocasionen daños a la salud. Por otro lado, la afiliación exterior ayuda a mantener el valor seguridad (Expresa el autor: si quedamos lisiados por causa  de un accidente, las oportunidades de interacción social estarán severamente limitadas.
 En atención a lo referido, la seguridad basada en valores, se conforma como un solo concepto donde intervienen las concepciones tradicionales de la seguridad industrial, esto es, las técnicas, procedimientos y mejoras tendientes a ser aplicadas en los ambientes laborales e incluyendo además la nueva concepción de la seguridad donde se consideran los aspectos relacionados con los valores de los individuos, donde  el individuo es el eje fundamental, promotor o ejecutor por naturaleza de su propia seguridad.
La nueva concepción de la seguridad está fundamentada en la responsabilidad del individuo sobre el comportamiento seguro, lo cual hace imprescindible el estudio de las expectativas de control conductual. Según Romero García O. (1998), son anticipaciones que las personas hacen sobre los eventos futuros, sobre lo que no ha ocurrido pero podría ocurrir, tienen componentes racionales e incluyen también elementos emocionales. Las expectativas de control relacionadas con la seguridad incluyen: Las expectativas de control personal externo, control personal interno e incontrolabilidad y como expectativa de control general: la autodeterminación.
Para Romero García O. (1998), desde el punto de vista de la seguridad  el control personal externo (CPE), es la creencia en que mi seguridad es responsabilidad de mis jefes o de la empresa. Salom de Bustamante C. (2004), la refiere como el grado en que la persona cree que su seguridad es responsabilidad de otras personas.
La Incontrolabilidad (Inc), según Romero García O. (1999), es la creencia en que nuestra conducta está determinada por fuentes desconocidas, es decir que, no tenemos control sobre ella. Las cosas pasan porque sí. Pero no conocemos sus causas, por lo tanto no podemos controlarlas y también pueden pensar que el control de los eventos es impersonal, que el mundo es incontrolable. Desde el punto de vista de la seguridad según Romero García O. (1998), quienes creen en que la seguridad es incontrolable, la conciben como un evento azaroso y las construcciones motivacionales y no motivacionales tienen la misma probabilidad de gobernar su comportamiento.
Otra expectativa asociada al control general es la autodeterminación, para Romero García O. (1999), es la creencia de la persona en que ella es capaz de decidir de manera autónoma sus acciones. Tal concepción funciona sobre el supuesto de que el comportamiento humano es siempre autorregulado, esto significa que el individuo controla sus comportamientos, esto es, si se reconoce como origen de sus comportamientos, necesariamente acepta responsabilidad por sus consecuencias.
Dentro de las expectativas de control general, hay que considerar: el manejo del fracaso e incertidumbre y la esperanza activa. El fracaso e incertidumbre (MIF), según Morales de Romero N. (2000),  es un fenómeno presente en todas las acciones de las personas. Cada plan, meta, reto, proyecto o compromiso es una anticipación de futuro y por lo tanto lleva implícito cierto nivel de inseguridad. La incertidumbre puede significar  activación motivadora para algunos o cierto grado de ansiedad preocupante y hasta paralizadora para otros.
Según, Morales de Romero N. (1990), la esperanza es un sistema de pensamientos, sentimientos y acciones que constituyen una disposición motivacional. La misma es susceptible de ser activada en un momento determinado, asociada con la creencia en la ocurrencia de un evento futuro deseado, el cual es evaluado por la persona como importante y posible aunque en algún grado incierto. Están incluidos dos tipos de esperanza. La esperanza activa, referida a la creencia que tiene la persona que ella puede trabajar y ejercer cierto control para hacer que los resultados deseados ocurran. La esperanza pasiva, está referida a la creencia en que los eventos futuros deseados ocurrirán sin ninguna acción personal, sólo porque son importantes para la persona.
Para, Romero García O. (1999), la esperanza nos fortalece para superar la incertidumbre ambiental. Mientras mayor sea la esperanza pasiva, mayor será la probabilidad de sufrir experiencias negativas. 
En este sentido, expresa el autor que la concepción motivacional: la seguridad como demanda interna (motivo) y como valor. Esta visión de la  seguridad rebasa la dimensión física de protección corporal y alcanza el nivel de seguridad psicológica. Se convierte en cuidado integral de nosotros mismos y de los demás. La construcción de la seguridad se hace en términos de éxito, ello significa que algunos trabajadores saben que su seguridad mayor proviene de la calidad de su trabajo.
En atención a lo referido se podría decir que la seguridad industrial en sus conceptos tradicionales y unido esto a la concepción motivacional de la seguridad como valor pudiera definirse: como una disciplina aplicada a los entornos laborales cuyo fin único es prevenir la ocurrencia de los accidentes de trabajo y/o enfermedades ocupacionales a través de la mejora y control de los factores técnicos (condiciones inseguras), la incidencia en la actuación del factor humano a través del comportamiento seguro del individuo frente al trabajo (promoción de actos seguros, donde el individuo asume la seguridad como un valor más de su vida), y el control del factor presente por los fenómenos naturales. (Camargo Sergio, (2006). Diseño de un Plan para Reducir los Riesgos de Accidentes de Trabajo en una Empresa Metalmecánica.)
MÉTODO

La presente investigación según el método utilizado está basada en una investigación de campo, dado que la información fue extraída directamente de la fuente que la produjo. Es expost-facto por cuanto se realizó sin manipular deliberadamente las variables, es decir, se observaron los fenómenos tal como se dan en el contexto natural y sólo se estudió la relación existente entre las variables, alcanzando el nivel predictivo y parcialmente explicativo. Es de tipo descriptiva, ya que la investigación se orienta a recolectar la información, describirla, analizarla y presentar un conjunto de consideraciones en atención al comportamiento de las variables estudiadas. La población objeto de estudio estuvo constituida por un total de 60 personas de las diferentes áreas de trabajo operativo, integrada por profesionales, técnicos, empleados y obreros de la Empresa  metal-mecánica. Para evaluar las variables motivacionales y expectativas de control general se utilizó: el Inventario “ROGYA-2004-48”; y para medir las expectativas de la seguridad como valor y como motivo en los trabajadores el Inventario “SEGURITAL”, (diseñados por la empresa ROGYA, C.A.).
 
ANÁLISIS Y DISCUSIÓN DE RESULTADOS
Expectativas de Control Relacionadas con la Seguridad como Valor

Para determinar las expectativas de control de la accidentalidad por parte de los trabajadores relacionadas con la seguridad como motivo y como valor se aplicó el  Inventario “ROGYA – 2004-48”, que mide expectativas de control y el   Inventario “SEGURITAL”, que mide expectativas de control con respecto a la seguridad y la autodeterminación como expectativa general. A continuación se presentan los resultados.

Expectativas de Control General

Se aplicó a los sujetos del estudio el Inventario “ROGYA 2004-48”,  instrumento diseñado para medir las expectativas de control, compuesto de 6 subescalas (excelencia, asertividad, incontrolabilidad, poder explotador, manejo del fracaso e incertidumbre y esperanza activa).
            Para verificar la asociación entre las variables, se calcularon las correlaciones entre las variables positivas (excelencia, asertividad, manejo del fracaso e incertidumbre y esperanza activa), y las variables negativas (incontrolabilidad, poder explotador).
En el Cuadro 1, se observa que entre las variables excelencia y asertividad existe una correlación positiva, moderada y significativa (r=.329), tal como se esperaba, esto es, los individuos con puntajes altos en excelencia caracterizados por la obtención de resultados cada vez mejores, óptimos en términos de las habilidades, recursos y tiempo, se muestran a su vez competentes en el manejo de los comportamientos seguros, de lo que quieren transmitir al grupo y organizados en las ideas (asertividad, La excelencia y la asertividad forman parte de la motivación logro, y esta motivación,  es la más relacionada con la seguridad como valor.

Cuadro 1. Coeficiente de correlación entre las variables del Inventario “ROGYA 2004-48”
Variable
Excelencia (Ex)
Incontrolabilidad (Inc)                
Asertividad (As)
.329*
----------
Poder explotador (Pe)
-----------
.290*
Manejo Fracaso e Incertidumbre (MIF)
.309*
----------
Esperanza Activa (EsAc)
n.s
----------
N=60. (P<.05* Significativo. P<.001** Altamente Significativo. n.s =No Significativo)

La correlación entre las variables excelencia y manejo del fracaso e incertidumbre resultó positiva, moderada y significativa (r=.309), como se esperaba. Los sujetos que presentan altos puntajes en excelencia,  pueden convertir lo incierto y desconocido en retos u oportunidades de nuevos descubrimientos y aprendizaje, reforzando los aspectos relacionados con la búsqueda del conocimiento. Afrontan situaciones que los llevan a enfrentarse a nuevos retos. Ante el éxito estos individuos se plantean metas más retadoras y buscan estrategias adecuadas para alcanzarlas y en consecuencia se robustecen en su autoconcepto y autoestima.
 La correlación entre las variables excelencia y esperanza activa resultó no significativa (n.s), (ver Cuadro 1). se esperaba una correlación moderada entre ambas variables.
   Se encontró una correlación positiva, moderada y significativa entre las variables negativas incontrolabilidad y poder explotador (r=.290), como era lo esperado (ver Cuadro 1). Es decir, que los individuos con puntajes altos en incontrolabilidad perciben que los eventos azarosos controlan y dirigen su vida y por lo tanto su conducta.
Se procedió posteriormente a verificar la correlación entre las variables positivas (excelencia, asertividad, manejo del fracaso e incertidumbre y esperanza activa), en conjunto y las variables negativas (incontrolabilidad y poder explotador), en conjunto, del Inventario “ROGYA 2004-48”. En el Cuadro 2, se presenta los resultados.

Cuadro 2. Coeficiente de correlación entre las variables positivas y las variables negativas, en conjunto del Inventario “ROGYA 2004-48”
VARIABLE
Ex+As+MIF+EsAc
Excelencia (Ex), Asertividad (As),
Manejo Fracaso e Incertidumbre (MIF) y Esperanza Activa (EsAc)

-------------------------

Incontrolabilidad (Inc),   Poder explotador (Pe)

- . 372*
N=60. (P<.05* Significativo. P<.001** Altamente Significativo). (n.s =No Significativo)

En el Cuadro 2, se observa que la correlación entre la variables positivas en conjunto (excelencia, asertividad, manejo del fracaso e incertidumbre y esperanza activa) e igualmente las variables negativas  en conjunto (incontrolabilidad y poder explotador), resultó negativa y moderada (r=-.372), como era de esperarse. Lo que significa una relación inversa entre las variables positivas y negativas. Los sujetos con puntajes altos en las variables negativas incontrolabilidad y poder explotador, perciben que otros poderosos controlan su destino y que su conducta esta determinada por fuentes desconocidas, las cosas pasan porque sí, no conocen sus causas.

Expectativas de Control con respecto a la Seguridad y Autodeterminación

Con el Inventario “SEGURITAL”, se midieron las expectativas de control con respecto a la seguridad y la autodeterminación. Se utilizaron  tres subescalas: control personal interno (CPI), control personal externo (CPE), e incontrolabilidad ante la seguridad (Inc), además, este Inventario  incluye una subescala para medir la expectativa de control personal general denominada autodeterminación.
En el Cuadro 3, se presenta la información de las correlaciones entre las expectativas de control en seguridad y las expectativas de control general en el Inventario “SEGURITAL”.
La correlación entre las variables control personal externo (CPE) e incontrolabilidad (Inc), resultó positiva, y altamente significativa (r= .582), como se esperaba.
Cuadro 3. Coeficiente de correlación entre las variables del Inventario “SEGURITAL”.
VARIABLE
CPE
Expectativas de Control en Seguridad
Control Personal Externo.  (CPE)
-----------
Incontrolabilidad (Inc)
.582**
N=60. (P<.05* Significativo. P<.001** Altamente Significativo. n.s= No Significativo)

            Los individuos que presentan altos puntajes en incontrolabilidad perciben que su conducta está determinada por fuentes desconocidas: el azar o el destino, es decir, no tienen control sobre ella. A medida que los sujetos presentan puntajes altos en incontrolabilidad, también presentan altas expectativas en el control personal externo, esto significa, que los sujetos externos, perciben que su conducta está controlada por factores externos u otros poderosos.
            En el Cuadro 4, se presenta la correlación entre la variable positiva de control en seguridad (control personal interno) y las variables negativas agrupadas (control personal externo e incontrolabilidad).

Cuadro 4. Coeficiente de correlación entre las variables del Inventario “SEGURITAL”, CPI y (CPE , Inc), agrupadas.
VARIABLE
Control Personal Interno (CPI)
Control Personal Externo.  (CPE)
Incontrolabilidad (Inc)
-.137*
N=60. (P<.05* Significativo. P<.001** Altamente Significativo. n.s= No Significativo)

La correlación entre la variable positiva: control personal interno (CPI), y las variables negativas en conjunto control personal externo (CPE), e incontrolabilidad (Inc), resultó negativa (r=-.137), tal como se esperaba. Existe una relación inversa entre estas variables, lo cual significa, que los sujetos que presentan altos puntajes en el CPI, perciben los eventos de su vida  como contingentes a su conducta, es decir, la controlan y atribuyen la causa de sus resultados a fuentes internas.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

(*)CAMARGO Sergio, (2006). Diseño de un Plan para Reducir los Riesgos de Accidentes de Trabajo en una Empresa Metalmecánica. Trabajo de Grado para optar al Título de Magíster en Ingeniería Industrial. Universidad Nacional Experimental Politécnica “Antonio José de Sucre”.Barquisimeto. Estado Lara.



CARRASCO Carmen y Otros, (1996), Motivos, Valores y Productividad en una Empresa Agroindustrial. Mérida, Ediciones ROGYA, Memorias EVEMO 6.

MORALES DE ROMERO Nancy, (2000), Construcciones de la Incertidumbre. Mérida, Ediciones ROGYA, Memorias EVEMO 8.

MORALES DE ROMERO Nancy, (1990), Construyendo la Esperanza. Mérida, Ediciones ROGYA.


ROMERO GARCÍA Oswaldo, (1996). Seguridad: Concepciones del trabajador Venezolano. Mérida, Ediciones ROGYA.

ROMERO GARCÍA Oswaldo, (1998), La Seguridad como Valor, Mérida, Ediciones ROGYA.

SALOM DE BUSTAMANTE, Colombia, (1997), Seguridad Industrial: un Asunto de Salud Organizacional. Mérida. Venezuela. Editado por MedULA, Revista de la Facultad de Medicina, Universidad de Los Andes. Vol. 6 Nº 1-4.

SALOM DE BUSTAMANTE, Colombia, (2004), Inventario Segurital: Informe Psicométrico. (Documento no Publicado). ROGYA. Mérida. Venezuela.

Actualizado el 12/01/2015
Compartir en redes 1

Reacciones:

1 comentarios :

Publicar un comentario

Compartir en: